Cristales de corindon para microdermabrasia

Elimina las células muertas de la piel, masajea la piel, estimula su metabolismo natural de modo que las sustancias activas contenidas en cosméticos (como cremas, mascarillas, balsamos) llegan a las capas más profundas de la piel.
Código de Producto: PE-00004100
10,00
Gana 10 puntos con esta compra
peso
Producto agotado, en breve estará disponible.
Producto Temporalmente Agotado
Avísenme cuando este artículo vuelva a estar disponible
Más información

INCI: Alumina

El corindón también conocido como óxido de aluminio tiene forma de cristales con un diámetro de alrededor de 100 micras y se utiliza para tratamientos de microdermoabrasión, tanto en los salones de belleza profesionales como en la casa.

Elimina las células muertas de la piel, masajea la piel, estimula su metabolismo natural de modo que las sustancias activas contenidas en cosméticos (como cremas, mascarillas, bálsamos) llegan a las capas más profundas de la piel.



¿Qué es la microdermabrasión?
La microdermoabrasión es un procedimiento estético, que exfolia y elimina mecánicamente la epidermis.
El procedimiento no es invasivo. La eliminación de las capas superficiales de la piel estimula la recuperación natural del tejido y la producción de colágeno.
El Óxido de aluminio no contiene alérgenos, colorantes  ni conservantes. Es inodoro. No irrita.

Resultados:
La microdermoabrasión hace que la piel sea más suave, flexible y clara. Parezca más joven. Además la piel después del tratamiento absorbe mejor las cremas.
Una exfoliación más profunda reduce la profundidad de las arrugas y elimina las manchas. Hace menos visibles las estrías y cicatrices.
La microdermoabrasión se puede hacer con cualquier tipo de piel. Puede ser aplicado en la cara, cuello, escote, espalda, manos.



La microdermoabrasion puede tratar:

 

  • el acné e imperfecciones cutáneas
  • cicatrices atróficas e hipertróficas
  • las cicatrices del acné
  • trastornos de la pigmentación
  • seborrea
  • decoloración de la piel
  • puntos negros
  • poros aumentados y obturados
  • estrías
  • líneas finas y arrugas menores
  • piel seca y descamativa



Aplicación:

El Corindón se puede utilizar mediante la adición a: gel de ducha, ácido hialurónico gel de 1% o a un aceite favorito en proporciones de 1:6 (una parte de corindón a 6 partes de ácido hialurónico, un gel o aceite).

A continuación, la mezcla con corindón la masajeamos con un lento movimiento circular en la piel de la cara y el cuerpo (alrededor de 2 minutos). Después de un tiempo, enjuagar bien y se puede seguir con un tratamiento de belleza.

Este tratamiento debe repetirse regularmente 1-2 veces a la semana.

Comentarios del Cliente

Comentarios/Opiniones de clientes
Dejar un comentario / opinión ¡Comparta su experiencia con otros usuarios!